Después de los meses de primavera en los que prácticamente no habrás utilizado tu aparato de aire acondicionado, llega el verano y el calor. Es el momento de ponerlo en marcha y “¡Oh! ¡Sorpresa! No funciona”. Si te has encontrado con esta situación, lo primero es no alarmarte ya que normalmente se debe a averías o circunstancias de poca importancia que podrás resolver tú mismo.

En otras ocasiones, sí se puede deber a alguna avería del aparato que requiera de ayuda de un profesional, aunque ya te adelantamos que normalmente tienen fácil solución. Nuestro equipo de profesionales de Klimia, con una gran experiencia, está a tu disposición para ayudarte.

Posibles causas: ¿por qué el aparato de aire acondicionado no arranca?

Problema eléctrico: Lo primero que debes comprobar es que todo el sistema eléctrico de tu vivienda está en perfecto estado. Revisa el cuadro eléctrico para cerciorarte de que el correspondiente interruptor magnetotérmico esté en la posición correcta o que no haya saltado la luz.

Mando control remoto: Si la fuente de energía eléctrica funciona correctamente, puede que el problema esté en el mando a distancia del aparato o termoestato. Comprueba que emite señal hacia el receptor de infrarrojos de la máquina. Puedes hacerlo con tu teléfono móvil. Enciende la cámara del teléfono. Coge el mando del aire acondicionado y apunta hacia el teléfono. Si al presionar cualquier botón funciona correctamente, deberías ver en la cámara del teléfono la luz infrarroja. Si no la ves, puede que el mando no tenga pilas o se haya estropeado. Si el mando sí que funciona, puede que el problema sea de la instalación del aire acondicionado y necesites de nuestra ayuda.

Posibles averías: si el fallo está en el aparato de aire acondicionado, normalmente tendrá fácil solución. Entre los posibles desperfectos, el fallo puede ser que se haya quemado un fusible de la placa; que el ventilador se haya caído o deteriorado, que el transformador de la placa electrónica no funcione correctamente o que el selector de velocidad esté sucio.

Sea cual sea el problema, no debes preocuparte porque en Klimia sabemos resolverlo. Contamos con profesionales con más de dos décadas de experiencia para ayudarte. Además, disponemos de un servicio de mantenimiento para que tu instalación esté siempre a punto y en perfectas condiciones.