fbpx

Si estás pensando en instalar un sistema de calefacción en casa, una de las mejores opciones hoy en día son las calderas, ya que además de calentar circuitos a través de radiadores te ofrecen agua caliente sanitaria. En esta noticia vamos a explicarte los tipos de calderas según el combustible utilizado y características y cuál es la que más te conviene.

Tipos de calderas según el combustible que utilizan

Las calderas más utilizadas son las de gas. Normalmente se utiliza gas natural, pero también pueden funcionar con gas propano o butano. Necesitas instalar un suministro canalizado de combustible para que funcione, aunque es mucho más rentable que el resto de calderas.

Si no tienes un circuito de gas canalizado puedes optar por las calderas de gasoil. En este caso, necesitarás un depósito para almacenar el combustible, por ello se suelen instalar en viviendas unifamiliares.

Si prefieres una energía más limpia, puedes optar por las calderas que funcionan con pellets de biomasa, cada vez más populares. Son semiautomáticas, ya que tendrás que reponer los pellets manualmente una vez se acaben.

Para viviendas alejadas de núcleos urbanos o ubicadas en zonas montañas, una buena opción son las calderas de leña.

Por último, existen también las calderas eléctricas. Aunque son más cómodas, ya que no debes de estar pendiente de si se acaba el combustible y más limpia porque no emiten gases, cuentan con el inconveniente de su alto consumo. Como alternativa, puedes optar por la aerotermia o placas solares.

Tipos de calderas según sus características

Además de por su combustible, las calderas se diferencian también por sus características o prestaciones. Las simples cuentan únicamente con un sistema para distribuir el agua por un circuito de calefacción entre radiadores, las mixtas ofrecen además el agua caliente sanitaria.

En cuanto al sistema de combustión, desde 2010 está prohibido instalar las calderas atmosféricas que utilizaban el mismo aire de la habitación para combustionar. Las actuales estancas cuentan con una cámara de aire, mucho más segura. Las calderas estancas pueden funcionar por condensación, que son mucho más eficientes, o con baja temperatura adecuadas para radiadores de baja temperatura o suelo radiante. Son más baratas que las de condensación, pero también su rendimiento es más bajo.

Respecto a su instalación pueden ser de pie o murales. Las de pie tienen mucha más potencia y se suelen instalar en edificios comunitarios o grandes viviendas. Las murales se colocan en la pared, pueden taparse con un armario y dejan bastante espacio para otros muebles.

¿Qué tipo de caldera escoger?

Las de gas o pellets son las más recomendables. Especialmente las calderas de gas con sistema de condensación son las que mejor rendimiento presentan. Las de pellet cada vez tienen mejor rendimiento y el coste del combustible es mucho menor, por lo que cada vez tienen mejor acogida en el mercado.

Las de gasoil tienen un peor rendimiento y el combustible es más caro. Las de leña también tiene peor rendimiento. Las menos recomendables son las eléctricas porque pagarás mucha luz.

De todas formas, las calderas son una de las mejores opciones para calentar tu hogar y disponer siempre de agua caliente. En Klimia te podemos hacer un presupuesto adecuado a tus necesidades y asesorarte sobre cuál es la mejor para tu hogar. Contacta con nosotros.