fbpx

Cómo detectar averías en tu caldera

El temporal de frío, lluvia y nieve seguirá esta semana. La previsión de Aemet es que la semana arranque con predominio de cielos nubosos y lluvias más probables en el tercio norte de la Comunitat Valenciana. Las lluvias dejarán paso a las heladas sobre todo en zonas de montaña y en puntos donde se mantenga el suelo nevado. La cota de nieve bajará a 400-600 m. El viernes pasado la nieve hizo acto de presencia en la comarca y se tiñeron de blanco paisajes como el Circ de la Safor y la carretera de la Llacuna, en Villalonga, o la cima del Mondúber.

Por eso en KLIMIA vamos a dedicar este post al estado de tu calefacción y sus problemas más habituales. Esperemos que nuestros consejos os ayuden a entender mejor cómo resolverlos.Esta imagen representa que el auténtico invierno ha tardado en llegar, pero cuando lo ha hecho, ha llegado con fuerza gran parte de la mitad norte de la península ibérica, con algunas nevadas que pasarán a la historia. Y ante este frío repentino no podemos quedarnos sin calefacción en casa.
.

¿Son normales los ruidos y golpes en tu caldera?

Tranquilo, no te asustes, es un problema frecuente, eso de oír traqueteos a lo largo del sistema de calefacción. Los ruídos se producen porque hay aire en el circuito.

Cuando la bomba lo succiona, le cuesta desplazarlo y mover el agua hasta que consigue expulsarlo, produciendo esos ruidos tan molestos. Estos golpes o traqueteos suelen estar relacionados con la subida de la temperatura, e incluso pueden provocar que el conjunto se bloquee temporalmente.

¿Cómo lo podemos solucionar? Simplemente purgando de aire toda la instalación de tu calefacción, poniendo un recipiente bajo tu radiador, coger un destonillador y desentornillar la rosca del purgador y dejar que salga agua. Cuando deje de salir agua, ya está listo.

Pérdidas de agua que causan pérdidas de presión

Una fuga de agua en tu caldera resultará igualmente difícil de investigar y causará una trama en la que te verás subiendo la presión del equipo una y otra vez para compensar dicha pérdida.

Se trata de uno de los motivos más habituales para que se produzcan descensos continuados en la presión de tu caldera. Esto se produce porque el circuito está perdiendo agua en algún punto de su recorrido, lo que multiplicará el efecto de evaporación provocado por su propio funcionamiento.

Revisa si tu equipamiento cuenta con válvula de seguridad. Si es así el agua irá a parar directamente al desagüe y de esta manera, puede que la caldera tire el agua y no te des cuenta.

En este caso, haz que un técnico de calderas cualificado revise tu instalación para detectar la fuga y solucionar el problema.

Si la caldera falla a las órdenes suele ser porque hay una avería

Si nuestro equipamiento no nos hace caso posiblemente nos encontremos con una caldera rota. En caso de cerrarlo y que, de repente, cualquier día a pleno sol, la calefacción funciona sola, seguramente exista una avería en la caldera, en la válvula de tres vías y esta haga que no cierre bien, quedando, en ocasiones, en posición de agua caliente, y por lo tanto se filtre algo de agua caliente al circuito de calefacción. Simplemente para solucionarlo tienes que sustituir esta válvula de tres vías.

Otro de los defectos habituales cuando esto sucede es un fallo en la sonda de temperatura, que puede hacer una mala lectura y entender que la caldera se debe poner en marcha cuando no se necesita.

Para completar la tríada de calderas rebeldes, que se ponen en marcha cuando no deberían, también se puede comprobar si existe una avería en la placa electrónica, algo que sólo se remedia con el cambio de la misma.

Agua fría de repente, ¡con este frío polar!

Pero, ¿qué sucedería si tu ducha o tu bañera, empieza a bañarte con repentina agua fría? Esta situación tan incómoda suele producirse por un fallo del presostato o interruptor de presión, un aparato que cierra o abre un circuito eléctrico dependiendo de la lectura de presión de un fluido. Este dispositivo, con el tiempo va perdiendo su sensibilidad y es mejor sustituirlo.

También cabe la posibilidad de que la chimenea esté sucia y esto afecte sobre al presostato, problemas, ambos, con los que nuestros especialistas en calderas te ayudarán fácilmente.

Cuando no podemos prever el comportamiento del agua

A veces, en tu caldera también puede resultar imposible poner a raya la presión. En reposo es una, prevés que en funcionamiento suba a otra. Después, supera los límites establecidos para terminar expulsando agua a chorros, aunque, incluso, tengas los radiadores bien purgados.

¿Qué puede estar sucediendo? Pues que el vaso de expansión, pieza encargada de absorber el exceso volumen producido al calentarse el agua, esté fallando. Esto causa que la válvula de seguridad alivie presión y que salga agua.

La solución es sustituirlo.  Habla con tu técnico de confianza.